miércoles, 3 de septiembre de 2008

MI ABUELO MATÓ EL GRUNGE


Aquella tarde del 8 de abril de 1994 había una extraña sensación en el ambiente. Ya Kurt Cobain estaba muerto y nos enteraríamos vía FM o en el camino, en el fondo todos esperábamos esa noticia en cualquier momento. Kurt no era de esos que le gustara vivir mucho, no era muy inteligente el muchacho, al final no supo resolver sus conflictos de la Generación X y optó por la vía fácil. Se tomó a pecho el “Espero morir antes de envejecer” del clásico tema de The Who: My Generation. ¿Qué pensará su solitaria hija Frances Bean en este momento?


En todo caso el grunge ya estaba en terapia intensiva. Bruce Pavitt, fundador del sello Sub Pop ya había movido las teclas necesarias para que su proyecto “indie” se volviera la ambición “mainstream” que lo había motivado desde el comienzo. Siempre podía contar con su bisoño aliado Cobain a atacar a todo el que vendiera tantos discos como Nirvana e hiciera tantos videos como el trío “anti-comercial”. ¿Quién le hizo el juego a la industria? Aceptémoslo el rock siempre necesita mártires, ver la imagen de un joven rebelde, bien parecido y muerto, será la foto atemporal por la que defenderemos el último recuerdo de ese personaje. No es grato ver cómo terminaría en la miseria y olvido como tal vez Axl Rose se preocupa en hacer por estos días.

Cuando recibí la noticia, en la radio, en mi walkman (los gruncheros de la época oíamos casette y cuando se iban a acabar las baterías, poníamos la radio), quedé en shock. Era la primera vez que enfrentaba la muerte de un rockero de los que uno pretendía seguir. No se me hizo un buen ejemplo, mis audífonos cayeron y pensé en llegar a mi casa a escuchar una banda aún viva: Pearl Jam estaba disponible, pero preferí Metallica. Una llamada llegó anunciando la muerte de mi abuelo… una enfermedad más que un suicidio inentendible. Mi abuelo supo lidiar mejor los diferentes dolores estomacales y el peso que supuso levantar una familia. ¿Eso no es rock?

Recuerdo que una de esas escapadas luego de clases, cuando quieres cambiar todo lo que ves, le dije a mis amigos que mi teoría era la de que Cobain ya estaba muerto y tampoco tenía idea si subíamos al Ávila -aún se llamaba así en el 94- al día siguiente porque la vida es tan fugaz que quizás recibía la llamada de que mi abuelo moría. Ambas noticias, casi proféticas, llegaron camino a la casa. Inmediatamente comprendí que uno no se aferra a las modas, aunque las vivas y seas parte de ella.


No pintaba atractivo el grunge esos días, digo, aún quedaban discos geniales como Superunknown (Soundgarden) o parte de lo que Dirt (Alice In Chains), Core (Stone Temple Pilots) y Vs (Pearl Jam) nos había dejado, pero tanta maravilla iba a ser derrumbada por sus protagonistas. Agradezco que luego haya salido Vitalogy (Pearl Jam), Live Through This (Hole) y la joya definitiva Above (Mad Season).

Es el agotamiento, el rendirse en el camino, la pérdida de quienes confiaron en la rebeldía del niño Kurt queriendo jugar a ser anti-rockstar mientras soñaba con el status de super-estrella lo que se vio disipado el 8 de abril. Claramente lo describe el documental “All apologies” (2006).

Entonces fue la muerte de mi abuelo lo que me hizo caer en el aislamiento, el razonamiento, visualizar que el verdadero sentido de las canciones se alojaba en la interpretación que se hace a través del tiempo. La fuerza de superar la moda y seguir significando algo.


Haciendo alusión a la riña alimentada por los medios y fanáticos entre Kurt Cobain y Eddie Vedder, ambos reconciliados en la presentación de Eric Clapton la noche de los Mtv Music Awards 1992, podríamos decir que Kurt dejó y cumplió su “I Hate Myself and Want to Die” (Me odio yo mismo y quiero morir) mientras Eddie sigue cantando “Alive” llevado por el coreado “I am still alive” (Aun sigo vivo). Son los hechos los que construyen la historia musical. Ambas canciones tienen la tragedia en sus letras.

El grunge se fue y sus sobrevivientes Eddie Vedder, Dave Grohl , Chris Cornell, entre otros han ido más allá del efímero movimiento para crear sus vidas dentro del rock que siempre quisieron hacer.


Así que fue mi abuelo quien me abrió a este entendimiento, supongo que fue él entonces quien mató el grunge que yo estaba disfrutando en pleno 1994… Digo yo… no sé.

5 comentarios:

stone25 dijo...

700 Años después vuelves a las andanzas...ya iba siendo hora. Vaticino que algunos se picarán por meterte con "KurCo". Yo te doy toda la razón. Nirvana me encanta, pero es una de las bandas más sobrevaloradas del mundo mundial.

Arturo Luque aka Dr. A.L. dijo...

un post muy surrealista pero acertado...

Beatrix, the antagonizer dijo...

Bueno sinceramente yo no me sorprendi ni un poco, porque Mtv"la" esta cada vez mas Mexicano y con una adulacion incoherente al Mtv gringo que es solo reality tv.

No es que no hayan buenos musicos aqui o en Colombia, o en Uruguay o cualquier otro pais latinoamericano, es que hay que dejarse de cuentos y saber que Mtv Latinoamerica ha reflejado solo la escena musical de Mexico desde sus inicios. Todos los demas somos inexistentes.

En cuanto al comentario del tipo/a de Tokio Hotel, tan solo que no confundieran "latino-america" con "sudafrica" me parece increible... yo soy bastante frivola y juzgo a las personas por la cantidad de maquillaje que usan, entonces creo que unas personas que invierten tanto tiempo en lograr un look tan androgeno y elaborado, probablemente no tienen cerebro para mas nada.

Fino tu blog :) silla.

el_chamo_caracha dijo...

Recuerdo que estaba en 7mo y me enteré gracias a una Parabólica que sintonizaba Telemundo en casa de un pana. A decir verdad, siempre preferí Pearl Jam...

LUIS dijo...

coño pana ....se te cayo la cedula...conchale es triste q tu abuelo aya muerto el mismo dia..pero deberias darle tambien cabida cuando nombras a gruge al gran Layne Staley quien murio el mismo dia q Kurt pero 8 años despues....diste un pequeño comentario de su banda alterna Mad Season pero no nombraste a layne en ningun lado....saludos...